Ahí resistimos los intentos de entrar a la sede con barricadas en Portugal con Marcoleta y todo ese sector fue un mar de fuego y gases durante horas, hasta que se retiraron los pacos a reprimir otros sectores sublevados en barricadas, barricadas que grabaron esa noche de furia y alegría combativa.”

Ese día lo recuerdo como un día épico, un día en que combatimos contra los pacos durante todo el día en distintos lugares e Santiago. El día comenzó en la mañana por la Alameda, junto a miles de estudiantes y mayores que salimos a apoyar las demandas nacionales por una Educación Pública. Sin embargo, la respuesta del gobierno de turno fue la misma que reciben los estudiantes constantemente, y que antecede su intento actual por doblarle la mano al modelo de Educación de Mercado impuesto por la elite del duopolio que administra la herencia de la Dictadura para el beneficio de sus militantes.

Fue represión todo el día y en la tarde con la prohibición de marchar desde Plaza Italia, los estudiantes se agruparon y redoblaron la movilización en todos los barrios de Santiago que dio paso a la batalla en Plaza Italia y alrededores.

En ese sector me tocó dejar la cámara y ponerme al servicio de los estudiantes de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, mientras que estos defendían su sede de los ataques de Fuerzas Especiales.

Ahí resistimos los intentos de entrar a la sede con barricadas en Portugal con Marcoleta y todo ese sector fue un mar de fuego y gases durante horas, hasta que se retiraron los pacos a reprimir otros sectores sublevados en barricadas, barricadas que grabaron esa noche de furia y alegría combativa.

Luego de esa noche, tengo recuerdos de una marcha masiva en Ñuñoa y posterior batalla con los pacos en la Plaza Ñuñoa, donde gasearon y reprimieron hasta pasado la medianoche… fue una jornada de protesta y lucha decidida en todo Santiago.